Ahora más que nunca es importante vacunarse contra la influenza

(BPT) - En los Estados Unidos, la influenza (gripe) provoca anualmente millones de enfermedades, cientos de miles de hospitalizaciones, y decenas de miles de fallecimientos. Este año, debido a la pandemia del COVID-19, es más importante que nunca vacunarse para protegerse usted mismo, así como a su familia y comunidad, de la influenza y sus consecuencias potencialmente serias.

La influenza y el COVID-19 son enfermedades respiratorias que, según se cree, son transmitidas principalmente por gotitas respiratorias expulsadas cuando las personas infectadas tosen, estornudan o hablan. Tanto la influenza como el COVID-19 se pueden propagar a otros seres humanos antes de que la persona contagiada sepa incluso que está enferma.

También hay algunas diferencias fundamentales entre la influenza y el COVID-19. Al parecer, el COVID-19 se propaga más fácilmente que la influenza, y les provoca enfermedades más graves a algunas personas. También puede pasar más tiempo antes de que la persona enferma presente síntomas, y el tiempo potencial de contagio es mucho más prolongado. Actualmente no hay vacuna contra el COVID-19. La mejor manera de prevenir la contaminación es evitar el contacto con el virus.

Aunque es incierto lo que ocurrirá este otoño e invierno, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) se está preparando para la propagación simultánea de la influenza y el COVID-19. Esta situación, además de enfermar a las personas, podría dar como resultado un problema peligroso de salud pública, porque ambos virus pueden provocar graves trastornos que pudieran requerir hospitalización. Vacunarse contra la influenza proporciona la mejor protección contra esta enfermedad, y es particularmente importante este año. Las vacunas contra la influenza contribuyen a reducir el riesgo de padecer las complicaciones potencialmente peligrosas que provoca ese virus. Algo especialmente importante para personas con ciertas afecciones a largo plazo como la diabetes, el asma y la enfermedad cardiaca. Además, las vacunas contra la influenza son importantes para las personas mayores de 65 años, un sector de la población más propenso a enfermarse gravemente a consecuencia de la influenza.

Reducir la cantidad de personas enfermas de la influenza también puede disminuir la carga de casos en nuestros sistemas médicos. Más personas vacunadas equivale a menor necesidad de visitar al médico para el tratamiento y pruebas de la influenza, y menor necesidad de atención médica de urgencia u hospitalización por causa de la influenza. Estas reducciones en visitas al médico y hospitalizaciones pueden preservar recursos médicos necesarios para atender a los pacientes con COVID-19.

Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses se vacunen contra la influenza en septiembre u octubre, o lo antes posible después de esos meses. Hable con su proveedor de atención médica, farmacia o departamento de salud para pedir información sobre cómo puede vacunarse. Los médicos, farmacéuticos y otros profesionales de la salud están poniendo en práctica nuevos procedimientos para proteger del COVID-19 a todas las personas que se vacunen contra la influenza.

También es importante mantener la distancia social, usar la mascarilla y lavarse las manos a menudo. Todas estas medidas contribuyen a disminuir la propagación de enfermedades respiratorias como el COVID-19 y la influenza.

¿Quiere saber dónde se puede vacunar contra la influenza? Visite el portal web vaccinefinder.org para buscar el sitio de vacunación más cercano.

0
0
0
0
0